Sanitat


UNA NUESTRA CARTA A LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS DEL HOSPITAL DOS DE MAIG

Queridos trabajadores y trabajadoras (hospital Dos De maig de Barcelona):

Desde hace más de dos meses nos estamos manifestando delante del hospital donde trabajáis. El comienzo fue bien, ¿recordáis? En la plaza Sant Jaume, erais los 400, y nosotros, los ciudadanos, algunas decenas, intentando entenderos, apoyaros, preguntaros…
“¡El hospital Dos de Maig unido jamás será vencido!” está todavía escrito en una hoja colgada fuera del hospital.
Por la noche, a golpear cacerolas, en un círculo grande, un megáfono que pasaba de mano en mano, vuestras sonrisas, la fuerza y la determinación…

Después, a finales de julio, el “comité” empieza a decir… No sirve, chicos, no podemos cansarnos, la lucha será larga, en agosto seremos pocos, debemos conservar las energías para septiembre, sigamos sólo una vez a la semana a las 13 h… ¿Estaban preocupados por nosotros? ¿En serio?
“Plantaremos dos tiendas más…”, dijeron.
Pero no se lucha para fingir montando tiendas que van a estar vacías. No es teatro, es sacrificio de verdad.

Así, nosotros ciudadanos y ciudadanas decidimos seguir, con la ingenua convicción de que esto gustaría a los trabajadores y trabajadoras.
Alguno de vosotros en los días sucesivos todavía venía a sacar la cabeza….
Nosotros seguíamos, aún en el agosto más desolado…
Del hospital, cada vez menos… después, poco a poco, el vacío.
¿Por qué?

Silencio: no molestéis, están buscando acuerdos. SSSSSSStttttttttttt.

Pero ¿qué tipo de acuerdos?
¿Médicos que compran el hospital? Pero, ¿nos habemos vuelto locos? ¿Os parece lógico?
La sanidad o es pública o es un negocio mortífero, hipócrita, pringoso, falso. No se gana dinero con las enfermedades, con las desgracias, con los accidentes de las personas.
No, no se trata de eso.
¿Es esto lo que os han enseñado en la facultad donde habéis estudiado?
Así, esta llamada “sanidad privada” o fracasa o maltrata a las personas: es esta la alternativa.
Y vosotros lo sabéis perfectamente. Sabéis perfectamente cual es la actitud de quien, enfermera, médico, auxiliar, cuida de una persona sin tener en mente “el coste, los beneficios, los ingresos, las entradas, las salidas…”. Se cura y basta, se hace lo mejor para cada persona, todo lo posible y de la mejor manera.

Id a ver el film di Michael Moore SICKO sobre la sanidad (???) en Estados Unidos. Un asco bestial. Y este es el camino hacia la privatización que antes que nada es un hecho cultural: o se considera que la sanidad es un DERECHO, o la barca empieza a hacer aguas y cada vez se llena más hasta que al fin se hunde.
Diréis: “¡PERO TENEMOS MIEDO! ¡Tenemos miedo a perder el puesto de trabajo! ¡Lo entendéis! ¡Poneros en nuestro lugar!”
Claro que nos ponemos en vuestro lugar: de hecho, respondimos a vuestro llamamiento para defender el hospital sabiendo perfectamente que defendíamos un servicio público del barrio, de la ciudad, de todos, pero defendíamos con entusiasmo los puestos de trabajo importantes, fundamentales, preciosos, esenciales.
Pero para nosotros no es suficiente que el hospital no cierre sus puertas.
Nos interesa la calidad, la garantía de un servicio, la democraticidad, la transparencia.
Las luchas sirven también para esto: para conocerse, para confiar unos en otros, para inventare, para sostenerse, para hacerse fuerte, para entender.
Nosotros hemos aprendido mucho.
Tenemos la sensación de que como corderos estáis regresando al redil, guiados por lobos que hoy os sonríen y que mañana se os comerán.
Y a alguno de vosotros lo podrían ya comer mañana: ¿y qué haréis? ¿Miraréis a otra parte?
¡QUE NADIE DE VOSOTROS PIERDA SU LUGAR DE TRABAJO!
¡NADIE!
Esto lo gritamos fuerte y todos juntos, y hacedlo vosotros primero, aguantando juntos este mínimo hilo sutil que todavía puede unirnos.
Nosotros seguiremos gritando que queremos una sanidad pública de calidad, y vosotros haced lo que creáis oportuno, pero el día en que os den con la puerta en las narices, como hicieron a principios de julio, no esperéis encontrar la solidaridad inmediata que hubo entonces.
La dignidad: no la olvidéis.
¿Vais a aceptar estos acuerdos de “compra-venta” tan poco claros? Fijaros bien, y al menos no aplaudáis, nadie que “esté arriba” os está salvando, y aún menos es “bueno y solidario”… Él hace lo que le interesa y vosotros, mientras le seáis útiles, os llamarán, y después os darán la patada. Los derechos se conquistan, se defienden, no se reciben como un don.
En conclusión, llegarán tiempos mucho más duros, y está bien que nos entendamos, que nos organicemos, o será la destrucción de las conquistas sociales de las que es mejor no pensar que se han ganado para siempre.

Un saludo

El grupo de ciudadan@s del cacerolazo que sigue….

14 de Septiembre 2011

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s